Breve historia de las Conferencias sobre Cambio Climático
Cada año, desde 1994 los 196 miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC) se reúnen para encontrar maneras de implementar la Convención. En la COP3 se aprobó el Protocolo de Kioto, que comprometía países industrializados y ex comunistas a reducir las emisiones. La COP15, en Copenhaguen, la cual estuvo llena de expectativas, pero que culminó sin nada substancial.

La COP21 en París, es diferente, ya que empieza con aún mayores expectativas y con algo de optimismo. La Conferencia del Cambio de Clima de París es en realidad un conjunto de conferencias oficiales, incluyendo la COP21, CMP11 (La Reunión de los 192 miembros del Protocolo Kioto) además de eventos en paralelo hasta el 11 ó 12 de diciembre. Estaremos ahí – del 6 al 12 de diciembre – siguiendo las reuniones empresariales mas importantes y esperando el acuerdo final.

¿Por qué el optimismo relativo?
Primero el increíble lanzamiento de la Conferencia el 30 de noviembre, que fue todo un éxito. Incluso con los trágicos ataques en París – o tal vez por ellos – el mundo presenció la reunión de líderes más grande de la historia. Nunca antes 147 jefes de estado se habían reunido en un solo día – incluso en las reuniones de las Naciones Unidas en Nueva York. También fue muy inteligente reunir a los lideres en París al inicio de la Conferencia, y no al cierre como era de costumbre. El claro empuje de Barack Obama, Xi Jinping, Angela Merkel y claro François Hollande, dejó claro que al final de las negociaciones se debe de llegar a un acuerdo.

En segundo lugar, incluso antes de la Conferencia, 184 países, responsables por el 97% de emisiones a nivel mundial, han enviado voluntariamente sus compromisos, comúnmente conocidos como Intended Nationally Determined Contributions (INDCs). Estos varían en ambición, formato e incluso en lograr – eficiencia o emisiones totales – pero son de igual forma un logro internacional  impresionante: no son suficientes para mantener el nivel de calentamiento global en +2C, pero, si llegasen a ser implementados, nos evitaría llegar al catastrófico +5C ó +6C que se había predicho. La creciente India es el reto clave: necesita continuar creciendo, está liderando una alianza en pro de la energía solar, pero no puede ser culpada por los niveles altos de CO2. Ó como el primer ministro Najendra Modi escribió “Do not let the lifestyles of the rich world deny the dreams of the rest” (“No dejemos que el estilo de vida del mundo rico niegue los sueños del resto”).
 
En tercer lugar, y menos emocionante, ya hay un borrador del acuerdo. El problema es su extensión – 51 paginas – y, más importante, lo que falta por ser discutido. El documento del borrador viene con varias opciones y corchetes que todavía quedan por ser negociados:


“… Miembros [deberán][estar de acuerdo con] tomar acción urgente y mejorar la [cooperación] [apoyo] para: mantener el crecimiento del promedio de la temperatura global [debajo de los 2 °C][debajo de 1.5 °C][muy por debajo de los 2 °C][debajo de 2 °C ó 1.5 °C] [debajo de 1.5 °C ó 2 °C][por debajo de los 2°C como sea posible] por encima de los niveles preindustriales asegurando los cortes globales en las emisiones [netas] de los gases de invernadero.”

¿Cuáles son los resultados esperados?
En resumen:  

  • Hay una granprobabilidad de que se llegue a un acuerdo, pero
  • Una baja probabilidad de que el acuerdo sea legalmente vinculante, mucho menos que sea nombrado “Tratado de París”.
  • No habrá un “precio del carbono”, esto ni siquiera esta en el borrador del acuerdo.
  • No habrá compromisos relacionados a un futuro de cero carbono.


Un acuerdo será logrado por el momento que se vive y el claro mensaje de los científicos y los economistas de que es más barato actuar ahora, que simplemente lidiar con las consecuencias. Además de que los costos, por ejemplo el de invertir en energía solar, están disminuyendo y lo seguirán haciendo. El hecho de que el petróleo ahora es relativamente barato además brinda la oportunidad de terminar con las subvenciones a los combustibles fósiles. El acuerdo no será alcanzado sólo que los líderes no puedan encontrar un equilibrio justo entre “las responsabilidades comunes pero diferenciadas” y el crecimiento en bajo carbono.

El acuerdo no será legalmente vinculante - definitivamente no las metas, pero tal vez las partes de monitoreo - por el Congreso hostil de EEUU y a pesar de la presión de Europa. Es la realpolitik pragmática: Un acuerdo que no sea legalmente vinculante no tendría por que pasar por el Congreso de EEUU: Obama tiene sus ambiciones y firmaría por seguro el tratado si fuese necesario, pero no se puede permitir el riesgo de firmar un acuerdo y que después se lo rechacen los Republicanos, como le sucedió a su compañero Demócrata Bill Clinton.

Fijar el precio al carbono es un consenso entre varios países, bancos centrales e incluso empresas. Es la manera más efectiva de cambiar el comportamiento y de mover el mundo hacia una economía bajo – o cero (neto) – carbono. Sin embargo es inmensamente difícil – en estos momentos – acordar un precio global. Sin un precio global,  los que contaminan simplemente se podrían moverse a un lugar con precios más bajos. Países, regiones, inversores y empresas  mantendrán, en cualquier caso, sus precios internos. Finalmente hay una tendencia global creciente, la OECD es muy clara en ello, para implementar impuestos de carbono en lugar de los esquemas de comercio de emisiones, las cuales, con pocas excepciones, no han logrado reducciones importantes.

Un futuro en cero carbono es el único camino posible, pero excepto por algunos países y empresas proactivas, esto aún no es una realidad. Más que prohibir una revolución en nuestros comportamientos, se necesita invertir más en investigación y desarrollo, más específicamente en almacenaje de energía y en renovables – tal vez financiada por los impuestos al carbono. La Liberal The Economist por ejemplo, ahora apoya impuestos al carbono, pero pide por “Clear thinking on climate Change” (Pensamiento claro en el cambio climático) en su última portada y la innovación radical, discutiendo por ejemplo que la “geoingeniería” no puede ser descartada, aunque todavía este tema esté más para ciencia ficción y es potencialmente peligroso.

¿Qué pasará, independientemente del resultado final de la COP21?
Hay muchos riesgos y también oportunidades. Las industrias del carbón, petróleo, gas y de transportes necesitan acelerar el ritmo del cambio. Independientemente de París, muchos inversores – más poderosos que algunos gobiernos – ya han dicho que no financiarán más emisiones. En Francia por ejemplo, los fondos de pensiones están obligados a revelar la huella de carbono de sus portafolios.

La fijación de precio al carbono se esta volviendo una realidad. Más de 1000 empresas ya la usan. François Hollande dijo en la apertura de la Conferencia “En Francia, el Acto de Transición de Energía ya ha hecho una previsión para el incremento substancial en el precio del carbono, de €22 por tonelada métrica para el año siguiente y se estima de €100 para 2030. En Europa, también mejoraremos nuestros mercados de carbono mientras garantizamos que los países más rigurosos sigan siendo competitivos. Rápidamente, una compañía que consume menor CO2  debería de ganar una ventaja competitiva decisiva.”

A menos que la COP21 sea un desastre, los países implementarán sus compromisos voluntarios (Intended Nationally Determined Contributions (INDCs)). Los líderes de empresas más prudentes ya están alineando sus compromisos internos con los nacionales, y algunos yendo incluso más lejos. Caring for Climate es probablemente la iniciativa más amplia en ese sentido (SUST4IN es parte de ella).

¿Qué se debe seguir con atención?
Hay muchas reuniones de negocios y también empresas que han sido invitadas a varias reuniones oficiales. Resumimos más abajo una selección de iniciativas y reuniones públicas, algunas de las cuales asistiremos en París:

  • Mission Innovation: la iniciativa de energía limpia lanzada el 30 de Noviembre con el apoyo de 20 países, incluyendo EU, China, India, Brasil, Francia y Reino Unido, más emprendedores, inversores y empresas. Hasta ahora, 28 inversores de 10 países distintos se han sumado al Breakthrough Energy Coalition.
  • Caring for Climate: Organizado por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, UNEP, UNFCCC y Francia, el foro de negocios de Caring for Climate – 7-8 de Diciembre – proveerá un lugar para que las empresas e inversores se encuentren con gobiernos, sociedades civiles y Naciones Unidas para avanzar en la agenda del clima.
  • Sustainable Innovation Forum: Organizado por el UNEP y la Acción Climática, el 6º SIF Anual será probablemente el evento empresarial más grande llevado a cabo durante la COP21, también el 7-8 de Diciembre.
  • Energy for Tomorrow: Organizado por el New York Times, el cual promete ser muy influyente – al menos en EEUU – con la presencia del Secretario de Estado de EEUU, John Kerry y del Secretario de Energía de EEUU, Ernest Moniz, además de los CEOs de Total, Patrick Pouyanné, de Schneider, Jean-Pascal Tricoire, entre otros.


El (muy probable) Acuerdo de París será un logro internacional y que esperadamente envíe señales claras a inversores y empresas, quienes también buscan la estabilidad e implementación. Las negociaciones han empezado y ocurren mientras escribimos: asistamos y presionemos como apropiado.

PD: En caso de que se encuentre en París entre el 6-12 de Diciembre, nos podremos ver. Envíe un mensaje personal o a info@sust4in.com. 

Por 20 años la comunidad internacional ha fallado en llegar a un acuerdo por el cambio climático.

¿Por qué esta vez es diferente?

COP21: ¿Cuáles son los resultados esperados? ¿Por qué su empresa debería de prestar atención a ello?

¿Y después? La Conferencia “Acuerdo del Clima de París: The Day After”: 17 de Diciembre, Madrid
Que seguirá después, nadie sabe exactamente, pero las cosas están cambiando y lo continuarán cada vez más rápido. Estamos organizando la Conferencia “Acuerdo del Clima de París: The Day After” en Madrid el 17 de Diciembre con empresas energéticas como Abengoa, Gas Natural, Iberdrola, Repsol y “usuarios” como NH Hoteles, Nissan, OHL y Telefónica, además de contar con la presencia de la Directora de la Oficina del Cambio Climático de España, entre otros. Haga clic aquí para conocer más detalles y solicitar su invitación.

​upgr4de your sust4inability perform4nce.